Teclado

Realiza la identificación con códigos PIN.

Un control de accesos autónomo muy competitivo porque no utiliza elementos identificadores externos.

El usuario introduce su código numérico personal y, si está dado de alta en el sistema, se le permite el acceso; en caso contrario, es rechazado.

El administrador del sistema puede dar de alta y de baja los distintos códigos asociados a cada usuario tantas veces lo desee.

Proximidad

Cómodo y seguro: el acceso se controla mediante una tarjeta de proximidad.

Cada usuario cuenta con una tarjeta o un llavero que, al aproximarse al lector, permite o deniega el acceso.

La lectura se realiza a varios centímetros de distancia transmitiendo datos por radiofrecuencia, lo que permite utilizar la tarjeta incluso sin sacarla de un bolso o cartera.

El administrador del sistema puede activar y desactivar las tarjetas cómodamente y atendiendo a las necesidades del acceso.

Bluetooth

El teléfono móvil con Bluetooth sirve como identificador.

El teléfono móvil se convierte en elemento identificador puesto que cada terminal con Bluetooth tiene un código único que lo diferencia del resto. Así, el equipo reconoce al usuario y decide la apertura o denegación del acceso.

Este sistema permite la lectura a cierta distancia, por lo que resulta muy interesante para el acceso de vehículos o para zonas peatones en modalidad manos libres.

Radiofrecuencia

Para acceso a garajes.

La radiofrecuencia es la tecnología empleada mayoritariamente para los accesos a garajes ya que permite mantener una gran distancia entre el identificador (que en este caso es un mando a distancia) y el receptor.